José Martí, claves de redacción

Sobre José Martí ofrecemos las siguientes claves para una mejor redacción de las informaciones relacionadas con el Héroe Nacional de Cuba.

1) 28 de enero y 19 de mayo, en minúscula

La Ortografía de la lengua española (OLE) establece que, en principio, los nombres de los meses deben escribirse con inicial minúscula, salvo que formen parte de alguna expresión que así lo requiera, como Revolución de Octubre. Así, lo adecuado sería escribir «Este 28 de enero enarbolamos una vez más las banderas de la democracia» y «José Martí cae en combate el 19 de mayo de 1895».

2) Aniversarios, escritura adecuada

Como consta en la OLE, los ordinales llevan punto entre el número y la letra volada. De ahí que lo adecuado sea 169.º (centésimo sexagésimo noveno) aniversario del natalicio de José Martí y 127.º (centésimo vigésimo séptimo) aniversario de su caída en combate. También es válido el empleo del número cardinal para referirse al aniversario 169/127.

3) Aposiciones explicativas, en minúscula

La OLE puntualiza que «las aposiciones explicativas de carácter descriptivo que acompañan recurrentemente a determinados nombres deben escribirse con minúscula, incluso cuando sustituyen al nombre propio. Así, expresiones como el más universal de los cubanos, el héroe de la independencia de Cuba y el apóstol de la independencia se escriben con minúscula.

4) Apóstol, Maestro, Pepe, Héroe Nacional…, con mayúscula inicial

Los apodos, alias, seudónimos y expresiones antonomásticas deben escribirse siempre con mayúscula inicial —no así el artículo que en muchas ocasiones las encabeza— acompañen o no al nombre propio al cual califican o sustituyen. Conviene recordar que no hay razones para que, en principio, apóstol (no así el artículo que lo acompaña) se escriba con mayúscula salvo que, por antonomasia, se diga el Apóstol, en referencia a José Martí, puesto que el uso de la mayúscula es adecuado —aunque no preferible— siempre que la antonomasia contextual sea inequívoca.

5) Nuestra América, Los pinos nuevos…, en cursiva

Los títulos de las obras de creación deben escribirse en cursiva o, si no se dispone de este tipo de letras, entre comillas: Nuestra América, Los pinos nuevos, Ismaelillo… No es adecuado el empleo de la mayúscula en el determinante nuestra cuando no forma parte del título de esta obra, como en el caso siguiente: «Haremos un llamado a los pueblos de nuestra América». Asimismo, es válido recordar que solo llevará mayúscula inicial la primera palabra o alguna que así lo requiera.

6) La Edad de Oro, Patria…, en cursiva y con mayúscula

Pese a que la conocemos hoy en formato de libro, La Edad de Oro, en rigor, fue una «publicación mensual de recreo e instrucción», como mismo la calificó Martí. La OLE determina que se resaltará en cursiva el título de las publicaciones periódicas y que cada palabra representativa (sustantivos y adjetivos) que forma parte de él debe escribirse con inicial mayúscula.

7) La patria, mejor en minúscula

Si el sustantivo común patria se refiere al ‘lugar, ciudad o país en que se ha nacido’, lo recomendado es que este se escriba con inicial minúscula, pues la mayúscula de relevancia debe evitarse y, aunque se sugiere limitarla al máximo, nunca debe convertirse en norma. Por lo tanto, lo apropiado sería «Las ideas de Martí están indisolublemente ligadas al futuro de la patria».

8) Citas textuales, entre comillas

Para resaltar citas textuales, lo adecuado es el empleo de las comillas, preferiblemente las angulares en textos impresos (« »): «Con todos, y para el bien de todos». En este caso, por ejemplo, no debe olvidarse la coma antes de la conjunción copulativa y.

9) Nombres de instituciones, sin comillas

Se desaconseja hoy día el empleo de las comillas —práctica común en el pasado, pero ya hoy en desuso— para resaltar el nombre de las instituciones. De ahí que lo adecuado sería Memorial José Martí, Aeropuerto Internacional José Martí y Universidad Popular José Martí, sin el empleo de comillas ni cursiva.

10) Tratamientos, en minúscula: don Mariano y doña Leonor

La OLE prescribe que los tratamientos —apelativos empleados para referirse o dirigirse a una persona, bien por mera cortesía, bien en función de su cargo, dignidad, jerarquía o titulación académica— deben escribirse con inicial minúscula: don Mariano, doña Leonor. Sin embargo, sus abreviaturas D. y Dña. (o D.ª) sí deben escribirse con mayúscula inicial.

Una primera entrega de estas recomendaciones se publicó el 28 de enero de 2021.

4 Respuestas a “José Martí, claves de redacción”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.