la «patria», mejor en minúscula

El sustantivo común patria debe escribirse con inicial minúscula, pues el empleo de la mayúscula para indicar relevancia no está justificado desde el punto de vista lingüístico y, por tanto, hoy se recomienda evitarlo.

Sin embargo, en los medios de comunicación de Cuba es muy frecuente encontrar ejemplos como los siguientes: «La Patria no está sola», «Tributo a quienes sacrificaron la vida por la soberanía de la Patria» y «Defender nuestra cultura es defender la Patria».

Define el Diccionario de la lengua española el término patria con dos acepciones: ‘tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos’ y ‘lugar, ciudad o país en que se ha nacido’.

De acuerdo con la última edición de la Ortografía de la lengua española, la voz patria se escribe con minúsculas, salvo que forme parte de una expresión más amplia que requiera su uso: Día de la Patria (festividad); Comité de Defensa de la Patria (entidad). Asimismo, si se refiere a Patria, el periódico fundado por José Martí el 14 de marzo de 1892, lo indicado es que se escriba con mayúscula y en cursiva (o entre comillas si no se dispone de este tipo de letra).

Conviene recordar, además, que este uso de la mayúscula de relevancia corresponde en este caso a su faceta subjetiva, «en la que el que escribe aplica la mayúscula a aquellos términos cuyos referentes considera sagrados o dignos de especial veneración por razones religiosas o ideológicas. Por ello es frecuente que, en textos de carácter religioso, político, militar, etc., se vean escritos con mayúscula inicial muchos términos que designan conceptos relevantes en esos ámbitos (sacramento, misa, eucaristía, nación, patria, bandera, etc.)».

Por último, en esta obra académica se puntualiza lo siguiente: «Esta mayúscula presenta además, en muchos casos, el inconveniente añadido de su carácter extremadamente subjetivo y de la consiguiente falta de consenso en el inventario de palabras que serían susceptibles de llevarla, lo que hace imposible su regularización ortográfica. Por lo tanto, se recomienda evitarla o, al menos, restringir al máximo su empleo, que en ningún caso debe convertirse en norma».

Así, en los ejemplos iniciales habría sido preferible escribir «La patria no está sola», «Tributo a quienes sacrificaron la vida por la soberanía de la patria» y «Defender nuestra cultura es defender la patria».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.