ámbito económico, claves de redacción

Ofrecemos las siguientes claves para una mejor redacción de las informaciones relacionadas con el ámbito económico cubano.

1) El peso cubano, en minúscula

La Ortografía de la lengua española (OLE) indica que los nombres de las monedas se escriben siempre con minúscula, incluso cuando tienen su origen en un nombre propio: el peso cubano, el dólar estadounidense, el quetzal, los balboas, los soles…

2) CUP y USD, escritura adecuada

Los símbolos monetarios establecidos con carácter internacional por la norma ISO 4217 son códigos formados por tres letras mayúsculas (CUP, USD, COP, ARP…), las dos primeras indican el país o, en algún caso, la zona en que se emplea, y la tercera normalmente la inicial del nombre de la moneda: CUP (CU, de Cuba; P, de peso) y USD (US, de United States [Estados Unidos]; D, de dollar [dólar]). Deben escribirse separados —por un espacio fino— del número que acompañan, sin punto y siempre en mayúsculas: 10 CUP.

3) 6.5 $, mejor que 6,5 $

La coma y el punto se consideran válidos como separadores decimales: 6,5 $ o 6.5 $; no obstante, con el fin de impulsar un proceso tendente hacia la unificación, se recomienda el punto. El uso del apóstrofo para separar la parte entera de la decimal no es correcto y debe evitarse: 6’5 $.

4) 3 $ o $3, formas válidas

En España los símbolos referidos a monedas se escriben pospuestos y separados por un espacio de la cifra, de ahí que lo adecuado sea 3 $. Sin embargo, en América, los símbolos monetarios se suelen escribir antepuestos y sin separación, como en $3.

5) 12 430 pesos, sin punto ni apóstrofo

De acuerdo con la OLE, no se considera válido el uso del punto, la coma o el apóstrofo para separar los grupos de tres dígitos en la parte entera de los números: 12 430, no 12.430 ni 12’430. Solo se acepta dejar un espacio fino en los números de más de cuatro cifras que representen cantidades: 12 000 personas, 1 700 000 pensionados.

6) 29 000 millones o veintinueve mil millones, escritura adecuada

Puesto que mil no es un sustantivo, sino que forma parte de adjetivos numerales compuestos de dos palabras, en cuya escritura no deben mezclarse cifras y letras, lo adecuado es escribir El presupuesto para 2021 contemplará veintinueve mil millones o 29 000 millones de CUP (enteramente en cifras o en palabras), no 29 mil millones; 125 000 personas, no 125 mil personas.

7) Diferencias entre por ciento y porciento

Debe diferenciarse la locución adverbial por ciento (‘de cada ciento’) del sustantivo porciento, más usual en el Caribe que porcentaje (‘proporción que toma como referencia el número cien’). Lo recomendado sería Un porciento/porcentaje muy grande de los insumos.

8) Símbolo %, separado de la cifra

Si escribimos el símbolo %, debemos acompañarlo de la cifra escrita en números, y separarlo de esta por un espacio fino: 85 %, no 85%. En cambio, si escribimos la cifra con letras tendremos que combinarla exclusivamente con la locución por ciento: Una persona recibe 1260 pesos, correspondiente al 60 % (o sesenta por ciento) del salario mínimo del país, no 60 por ciento ni sesenta %.

9) Costes y costos, opciones válidas

Según el Diccionario de la lengua española, a la ‘cantidad que se da o se paga por algo’ se la denomina costo, voz preferida en América, mientras que en España es más usual la forma coste, que tiene ese mismo significado. Así, se puede hablar del alto costo/coste energético.

10) Inflación, no inflacción  

Según el Diccionario de la lengua española (DLE), el término adecuado, que tiene entre otras acepciones la de ‘elevación del nivel general de los precios’, es inflación, del latín inflatĭo, –ōnis, no inflacción.

11) Gravar no es lo mismo que grabar

Según el DLE, gravar, del latín gravāre, es ‘cargar, pesar sobre alguien o algo’ e ‘imponer un gravamen’; sin embargo, grabar tiene entre otras acepciones, como la de ‘captar y almacenar imágenes o sonidos por medio de un disco, una cinta magnética y otro procedimiento, de manera que se puedan reproducir’. Sus correspondientes participios serían gravado y grabado.

12) Gravamen, sin tilde

El término que alude a la ‘carga (impuesto o tributo)’ o a la ‘carga impuesta sobre un inmueble o sobre un caudal’ es gravamen, sin tilde, por ser una palabra llana terminada en vocal. Su plural es gravámenes, con acento gráfico en la segunda a, pues se trata de una palabra esdrújula.

13) Estrategia económico-social, con guion

Cuando hay dos adjetivos que modifican a un mismo sustantivo y están coordinados por un guion, el primer adjetivo se escribe en género masculino y se mantiene invariable. Así, lo apropiado sería estrategia económico-social, medidas higiénico-sanitarias, clases teórico-prácticas, resultados económico-sociales.

14) Prefijos vice-, socio-, macro- y anti-, usos recomendados

Los prefijos se escriben sin guion ni espacio intermedios y soldados a la base la que se adjuntan cuando esta es un solo vocablo: socioeconómico (no socio-económico ni socio económico), antinflacionarias (mejor que antiinflacionarias, grafía válida, pero no recomendada) y macroeconómico. En cambio, si el prefijo afecta a una unidad léxica como primer ministro, debe escribirse separado de esta: vice primer ministro.

15) Cargos, en minúscula

La Ortografía de la lengua española puntualiza que los cargos, independientemente del rango que sean, deben escribirse con inicial minúscula, incluso cuando sustituyen al nombre: presidente, jefe de Estado, primer ministro, director técnico, la ministra-presidenta, el titular, el ministro.

16) Entidades, organismos, instituciones, escritura adecuada

Se escriben con mayúscula en todas sus palabras significativas los nombres completos de las entidades, organismos, instituciones, equipos deportivos, grupos artísticos, etc. Por eso, lo adecuado es Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos; Ministerio de Trabajo y Seguridad Social; Ministerio de Finanzas y Precios.

17) Programas, planes y proyectos, escritura adecuada

Según la OLE, se escriben con mayúscula inicial todas las palabras significativas que forman parte del nombre o título de programas, planes y proyectos, etc.: Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista; Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución; Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030; Tarea Ordenamiento; Agenda 2030 (se lee dos mil treinta, no veinte treinta) para el Desarrollo Sostenible (o, simplemente, Agenda 2030); Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)…

Sin embargo, si la denominación resulta demasiada extensa o es una mera descripción de la naturaleza del plan o proyecto, la mayúscula se limita a la primera palabra: Estrategia económica y social para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la COVID-19. En este caso, cuando se cite en un texto, lo indicado será escribirla entre comillas a fin de delimitar su extensión.

18) Gaceta Oficial de Cuba y su sigla GOC, en cursiva

A partir de la primera publicación de la Gaceta Oficial en el año 2016, cada norma cuenta con el número de registro de la publicación. Desde entonces, contiene la sigla GOC (Gaceta Oficial de Cuba), el año y el número en el registro de publicación correspondiente. Tanto GOC como su desarrollo se deben escribir en cursiva, tratamiento que reciben casos similares como BOE (Boletín Oficial del Estado), en España.

Una primera entrega de estas recomendaciones se publicó el 4 de enero de 2021. Posteriormente, se actualizó para reordenar los puntos de la recomendación, unificarlos y corregir algunas erratas.

 

2 Respuestas a “ámbito económico, claves de redacción”

  1. Difiero con el uso del punto para expresar decimales. El Sistema Internacional de Unidades, al cual Cuba está adscrito , dispone de punto o la coma , a tales efecto. En Cuba, siempre se ha usado la coma. El punto es típico de EEUU y Gran Bretaña.

    1. Como se explica en las claves de redacción, tanto el punto como la coma se pueden emplear para separar la parte decimal de un número. No obstante, insistimos nuevamente en la recomendación de la «Ortografía de la lengua española»: «hay también países, como Bolivia, Costa Rica, Cuba y El Salvador, donde se
      utilizan ambos. Con el fin de promover un proceso tendente hacia la unificación, se recomienda el uso del punto como signo separador de los decimales». Como podrá observar, en esta obra académica se explica que en Cuba se usan ambos signos con ese sentido, no solo la coma. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.