«trumpismo», neologismo válido

Foto: Pixabay.

 El término adecuado para aludir tanto a las ideas propias de Donald Trump como al movimiento es trumpismo, sustantivo que debe escribirse en redonda y con inicial minúscula, como indica la Ortografía de la lengua española.

Sin embargo, en los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como «El futuro de la lucha contra el VIH/sida se ha encontrado como principal obstáculo al “trumpismo”», «Estados Unidos, el “Trumpismo” y una democracia con resaca» o «Se hace imprescindible reflexionar acerca de si Trump y el “trumpismo” son responsables de lo ocurrido en estos últimos años en EE. UU.».

Este neologismo, formado a partir del apellido de Donald Trump y la terminación -ismo (‘forma sustantivos que suelen significar doctrina, sistema, escuela o movimiento’), debe escribirse con inicial minúscula, al igual que otros sustantivos comunes que designan movimientos o tendencias políticas o ideológicas como comunismo, neoliberalismo, sandinismo, socialismo y peronismo.

A los seguidores de Trump y de este movimiento se les puede llamar trumpistas o trumpianos, voces válidas que tampoco necesitan resalte tipográfico ni comillas. Asimismo, la Ortografía académica recomienda no alterar los nombres propios al añadir un sufijo para que sea más fácil identificar el referente. Por eso, *trompismo y *trampismo no son voces adecuadas.

Así, en los ejemplos anteriores hubiese sido preferible escribir «El futuro de la lucha contra el VIH/sida se ha encontrado como principal obstáculo al trumpismo», «Estados Unidos, el trumpismo y una democracia con resaca» o «Se hace imprescindible reflexionar acerca de si Trump y el trumpismo son responsables de lo ocurrido en estos últimos años en EE. UU.».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.