el punto, usos de este signo de puntuación

Con motivo de las frecuentes dudas sobre el uso adecuado del punto, ofrecemos algunas claves para un mejor empleo de este signo de puntuación.

1) Posición en el renglón
Este signo ortográfico circular, de pequeñas dimensiones (.), en el español actual se escribe en la parte baja del renglón y pegado a la palabra o cifra que lo precede y separado por un espacio del elemento que lo sigue.

2) El punto, diferentes tipos
• Si se escribe al final de un enunciado y a continuación, en el mismo renglón, se inicia otro, se denomina punto y seguido (mejor que punto seguido), que separa los enunciados que integran un párrafo.
• Si se escribe al final de un párrafo y el enunciado siguiente inicia un párrafo nuevo, se denomina punto y aparte, que separa dos párrafos distintos, que suelen desarrollar, dentro de la unidad del texto, ideas o contenidos diferentes.
• Si aparece al final de un escrito o de una división importante del texto (un capítulo, por ejemplo), se denomina punto final. No es correcta la denominación punto y final, creada por analogía de las correctas punto y seguido y punto y aparte.

3) Usos censurables del punto
• Nunca se escribe punto tras los títulos y subtítulos de libros, artículos, capítulos, obras de arte, etc., cuando aparecen aislados (centrados o no) y son el único texto del renglón.
• No llevan punto al final los nombres de autor en cubiertas, portadas, prólogos, firmas de cartas y otros documentos, o en cualquier otra ocasión en que aparezcan solos en una línea.
• Las dedicatorias que se sitúan al principio de los escritos no suelen llevar punto final, dado que, por lo común, son textos tipográficamente muy marcados, aislados en una página completa, alineados a la derecha y con un cuerpo de letra peculiar.
• Los textos que aparecen bajo ilustraciones, fotografías, diagramas, etc., dentro de un libro o una publicación periódica no suelen cerrarse con punto cuando constituyen etiquetas que describen el contenido de dichas imágenes.
• Los eslóganes publicitarios no llevan punto final cuando aparecen aislados y son el único texto en su línea.
• En los distintos tipos de índices que aparecen en las obras para facilitar el acceso a la información (índices de contenidos, de materias, onomásticos, cronológicos, etc.), no se escribe punto al final de cada línea.
• Se emplea el punto para separar los subdominios de las direcciones de correo y páginas electrónicas. Sin embargo, el último de esos elementos no va seguido de punto.

4) Concurrencia con otros signos
• Nunca debe escribirse punto inmediatamente detrás de un signo de cierre de interrogación o de exclamación, ni detrás de puntos suspensivos, aunque con ellos termine el enunciado.
• Nunca debe escribirse un punto de cierre de enunciado delante de un signo de cierre de comillas, paréntesis, corchetes o rayas. Lo adecuado es que se coloque inmediatamente detrás de estos.

Fuente: Ortografía de la lengua española (2010), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.