«gacela», mejor que «gazella»

En español, gacela, en minúscula, con c y una sola l, mejor que gazella, es la grafía recomendada para referirse al rutero que cubre, junto con los ómnibus y demás taxis, la transportación en la capital cubana.

Sin embargo, en los medios de comunicación de Cuba encontramos ejemplos como los siguientes: «Modificarán recorridos de algunas rutas del servicio de “gazellas” a partir de este lunes 15 de agosto», «Informan modificaciones en algunas rutas del servicio de Gazellas en La Habana» y «Las “gazellas” no estarán tan libres en La Habana».

Conforme al Diccionario de americanismos, de la Asociación de Academias de la Lengua Española, el término rutero es un cubanismo empleado con el sentido de ‘ómnibus urbano, pequeño, que realiza pocas paradas y cuyo servicio es más caro que el del resto de los ómnibus urbanos’.

Popularmente, al menos en La Habana, dicho vehículo automóvil también recibe el nombre de gacela por asociación con su marca de origen ruso GAZelle (ГАЗeль, ‘gacela’ en ruso), con mayúscula por ser el nombre de la marca, o quizás por analogía con el animal del mismo nombre —perteneciente al género Gazella—, que se caracteriza por ser muy ágil. De igual forma, las denominan microbuses o metrotaxis.

De acuerdo con esta misma obra académica, en Perú, Bolivia, Argentina y México emplean la voz combi para referirse al ‘vehículo de transporte público para pocos pasajeros que realiza trayectos cortos y fijos’. Por otra parte, en Costa Rica, Colombia, Venezuela y Ecuador usan buseta para aludir al ‘vehículo de transporte público de menor tamaño que el autobús’.

El término español gacela —proveniente del árabe hispánico ḡazíil, y este del árabe clásico ḡazāl—, según el Diccionario de la lengua española, es el ‘nombre común de varios antílopes de talla mediana que habitan en zonas semidesérticas o de sabana de África y el Oriente Próximo’. En inglés y en francés recibe el nombre de gazelle, mientras que en italiano es gazzella.

Como la grafía más cercana a la que usan en la prensa es esta última, basándonos en otras adaptaciones similares, como gaceta, del italianismo gazzetta, en español sería válido usar gacela. Puesto que el término empleado en los titulares no es ni inglés ni francés, tampoco italiano ni siquiera es la marca comercial, recomendamos usar con preferencia la grafía gacela, con c, una sola l y en minúscula por designar un nombre común.

Así pues, en los ejemplos iniciales habría sido preferible escribir «Modificarán recorridos de algunas rutas del servicio de gacelas a partir de este lunes 15 de agosto», «Informan modificaciones en algunas rutas del servicio de gacelas en La Habana» y «Las gacelas no estarán tan libres en La Habana».

Como información complementaria, damos fe de que en los medios de comunicación de Cuba también hemos podido encontrar frases como estas: «Se reincorporarán al servicio público alrededor de 50 gacelas que estaban en función del enfrentamiento a la COVID-19» y «Ruteros y gacelas mantienen sus precios».

Dado este uso particular del término gacela, en un principio, si se desea destacar el carácter especial con que se emplea o si para algunos hablantes puede resultar extraño, sería admisible, mas no obligatorio, entrecomillarlo o escribirlo en cursiva.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.