Día de la Ciencia Cubana, claves de redacción

Foto: Pixabay.

 Con motivo del Día de la Ciencia Cubana, que se celebra cada 15 de enero desde el año 1990, les sugerimos leer las siguientes recomendaciones lingüísticas para una mejor redacción de las informaciones relacionadas con este tema.

1) Día de la Ciencia Cubana, escritura adecuada 

Como indica la Ortografía de la lengua española (OLE, 2010), los sustantivos y adjetivos que forman parte del nombre de las festividades, sean civiles, militares o religiosas, se escriben con mayúscula inicial. Así, lo adecuado sería Día de la Ciencia Cubana y no *Día de la ciencia cubana.

2) En el marco de…, usos y abusos  

Aunque la construcción en el marco de… no es inadecuada, usted coincidirá conmigo en que el empleo de esta expresión es abusivo. En los medios de comunicación no es infrecuente encontrar frases como «En el marco de la jornada por el Día de la Ciencia Cubana, el Citma convoca a participar en el tuitazo Ciencia cubana en tiempos de Revolución», «La Escuela Nacional de Salud Pública, en el marco de esa celebración, presenta sus resultados científicos» y «En el marco de las actividades por el Día de la Ciencia Cubana, la provincia ratifica la condición de destacada por más de 15 años de manera consecutiva». En los ejemplos anteriores, bien se pudo haber optado por frases equivalentes como dentro de, en el ámbito de o, sencillamente, en.

3) 15 de enero, en minúscula enero 

En los medios de comunicación es posible encontrar frases como esta: «Los académicos cubanos, orgullosos de la buena ciencia que se hace en Cuba, celebraremos el 15 de Enero, el Día de la Ciencia cubana», en lugar de «Los académicos cubanos, orgullosos de la buena ciencia que se hace en Cuba, celebraremos, el 15 de enero, el Día de la Ciencia Cubana». La Ortografía académica explica que los sustantivos que designan los días de la semana, los meses y las estaciones deben escribirse con minúscula inicial.

4) La efeméride y la efemérides, grafías adecuadas 

En la oración «El discurso pronunciado por el líder de la Revolución, a propósito del aniversario 20 de la Sociedad Espeleológica de Cuba, fue la fecha que marcó la efeméride», también era admisible «[…] fue la fecha que marcó la efemérides». Según el libro Las 500 dudas más frecuentes del español, elaborado por el Instituto Cervantes, expone lo siguiente:

«Ambas formas se consideran válidas para el singular. Se trata de un caso muy particular, en el que una palabra tiene dos formas para el singular: efeméride y efemérides. La razón de esta forma doble puede explicarse por el significado colectivo de efemérides, que es el ‘conjunto de hechos notables que merecen ser recordados y celebrados’ y aunque para referirse a un solo hecho sería más adecuado usar la forma efeméride, se aceptan las dos variantes».

5) Fidel Castro, el líder histórico de la Revolución cubana, en minúscula  

Como detalla la OLE, las aposiciones explicativas de carácter descriptivo que acompañan recurrentemente a determinados nombres deben escribirse con inicial minúscula, incluso cuando sustituyen al nombre propio. Así, lo apropiado sería escribir «Fidel Castro, el líder histórico de la Revolución cubana». Asimismo, insistimos en que cubana, vocablo que califica a Revolución, debe escribirse con inicial minúscula por tratarse de un adjetivo especificativo que expresa nacionalidad.

6) Sustantivo patria, mejor en minúscula 

La mayúscula de relevancia debe evitarse o, al menos, restringirse al máximo su empleo, que en ningún caso debe convertirse en norma. Como prescribe la OLE, el escribir palabras como nación, patria, bandera, etc., con inicial mayúscula es un uso injustificado desde el punto de vista lingüístico, ya que recaen sobre nombres apelativos o comunes, con independencia de la valoración social o personal asociada a sus referentes. Por lo tanto, lo recomendado sería «El futuro de nuestra patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, tiene que ser un futuro de hombres de pensamiento».

7) El paraninfo, en minúscula 

Del latín paranimphus, y este del griego παράνυμφος; de παρά, ‘al lado de’, y νύμφη, ‘novia’, nos llega el sustantivo masculino paraninfo, que alude al ‘salón de actos, presente en algunas universidades’. Como nombre común debe escribirse en minúscula; así que su empleo en la siguiente oración es adecuado: «En el paraninfo de la Academia de Ciencias Médicas, Física y Naturales de La Habana (sede actual del Museo Nacional de Historia de la Ciencia y la Tecnología), Fidel Castro pronunció un histórico discurso».

8) Cargos, en minúscula 

La OLE explica con claridad que los cargos, independientemente del rango que sean, deben escribirse con inicial minúscula, aunque sustituyan al nombre. En consecuencia, lo adecuado sería hablar del Dr. José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública y no *Ministro de Salud Pública. Asimismo, sería apropiada la oración «Investigadores, profesores, profesionales y trabajadores del Sistema Nacional de Salud recibieron la felicitación del ministro del ramo».

9) Servicios científico-tecnológicos, en singular el adjetivo científico 

El Libro de estilo de la lengua española señala que, cuando hay dos adjetivos que modifican a un mismo sustantivo y están coordinados por un guion, el primer adjetivo se escribe en género masculino y se mantiene invariable. Así, lo apropiado sería servicios científico-tecnológicos, estrategia económico-social, medidas higiénico-sanitarias, clases teórico-prácticas y resultados económico-sociales.

10) Prefijo nano-, unido a la palabra 

Según la última edición de la Ortografía académica, los prefijos deben escribirse unidos a la base léxica que afectan, siempre que esta sea un solo término: «Las estrategias y prioridades de las ciencias en Cuba incluyen el auge de las nanotecnologías y las nanociencias». No serían adecuadas las formas *nano-tecnologías ni *nano ciencias.

11) CITMA y Citma, opciones válidas  

CITMA es la sigla para aludir al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Debe escribirse sin punto entre las letras (*C. I. T. M. A.). En este caso, la sigla se puede leer como palabra, así que se convierte en acrónimo, por lo que puede escribirse solo con mayúscula inicial, porque hace alusión a un nombre propio. En cualquier caso, CITMA y Citma son opciones válidas que alternan el uso.

12) Las TIC, no *las TICs ni *las TIC’s 

La expresión tecnologías de la información y las comunicaciones debe escribirse, en principio, con iniciales minúsculas, a no ser que forme parte del nombre de una asignatura, por ejemplo. La sigla adecuada para ella es TIC y, como señalan las obras académicas, en la escritura las siglas son invariables en plural: las TIC, no *las TICs ni *las TIC’s, pues no es correcto añadir una s (mayúscula o minúscula) precedida o no de apóstrofo.

13) Etiquetas, escritura adecuada 

Según el Libro de estilo de la lengua española, en relación con la escritura adecuada de las etiquetas puntualiza que están formadas por el símbolo de número o numeral (#) y varias palabras, que deben escribirse, para su correcto funcionamiento, unidas entre sí. Para facilitar la comprensión de las etiquetas, es admisible escribir con mayúscula inicial todas las palabras, incluidas las no significativas. Así, serían preferibles #CienciaCuba, #CitmaCuba, #HombresDeCiencia, mejor que #cienciacuba, #citmacuba y #hombresdeciencia.

14) Dr. C., Dra. C., abreviaturas adecuadas 

A diferencia del tratamiento doctor, que debe escribirse en minúscula, su abreviatura sí lleva mayúscula inicial. En casos como doctor en Ciencias (Sociales, Económicas, de la Comunicación [aquí irá en mayúscula solo la denominación de la especialidad de los estudios reglados]), por ejemplo, su abreviatura adecuada sería Dr. C. o Dra. C. (también Dr.ª C.), no *DraC. ni Dr.C. En el libro El español nuestro, la profesora cubana María Luisa García Moreno también explica que la forma Dr. Cs. sería adecuada para referirse a un profesional que ostenta el grado de doctor en más de una especialidad.

15) Mtr., Mgtr. o M. Sc., abreviaturas adecuadas  

La OLE documenta las abreviaturas Mtr. (máster) y Mgtr. o Mag. (magíster), voces que, desde luego, recomendamos emplear. Otras formas inadecuadas, sin embargo, están harto extendidas: *MSC., *MsC., *M.Sc., MSc. y MCs. Lo apropiado hubiese sido M. Sc. (del latín Magister Scientiae), mejor que la forma MSc (Master of Science), que nos llega del inglés.

Tomado de Juventud Técnica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.