coronavirus, claves de redacción

A propósito de las informaciones relacionadas con el coronavirus, ofrecemos las siguientes claves para una mejor redacción de las informaciones relacionadas.

1) Coronavirus y SARS-CoV-2, diferencias 

Para referirse a los virus de la familia Coronaviridae, es normal el empleo del sustantivo común coronavirus, documentado desde el siglo XX, tal y como lo recoge el Diccionario de términos médicos, de la Real Academia Nacional de Medicina, en España. Su plural es invariable: los coronavirus. Por otra parte, SARS-CoV-2, solo con la o en minúscula, es la escritura adecuada del nombre con el que bautizó el Comité Internacional de Taxonomía de Virus al agente causante de la covid.

2) COVID-19 o covid-19, no Covid-19 

Del inglés COrona VIrus Disease + 20[19] surge el acrónimo COVID-19, que debe escribirse en mayúscula, como así aparece en el Diccionario académico; aunque, si con el paso del tiempo se convierte en el nombre común de la enfermedad, pasaría a escribirse covid-19 o, simplemente, covid, no Covid-19, pues los nombres de las enfermedades se escriben con inicial minúscula.

3) Pronunciación de COVID-19

Como en la mayoría de las palabras terminadas en –d, se recomienda la pronunciación aguda: [kobíd], mejor que [kóbid], que, de decirse así, su lexicalización sería cóvid-19.

4) La COVID, pero también el COVID

El acrónimo COVID-19 se usa normalmente en masculino por influjo del género de coronavirus y de otras enfermedades víricas (el zika, el ébola), que toman el nombre del virus que las causa. A pesar de ser un uso antietimológico, es válido, pues está hoy muy extendido incluso entre hablantes cultos. Sin embargo, resulta preferible su empleo en femenino (la COVID-19), tal como lo hace la Organización Mundial de la Salud en sus páginas en español, ya que enfermedad es el núcleo del acrónimo.

5) Nasobuco, no nasabuco

La grafía adecuada para referirse a la ‘mascarilla para protegerse de agentes patógenos o tóxicos’ es nasobuco, del latín nasus (‘nariz’) + bucca (‘boca’).  Aunque no son usuales estos otros términos en Cuba, se consideran válidos sinónimos como mascarilla, tapaboca, barbijo y cubreboca.

6) Epidemia y pandemia, diferencias 

Según el Diccionario de la lengua española, una epidemia es una ‘enfermedad que se propaga durante algún tiempo por un país, acometiendo simultáneamente a gran número de personas’. Sin embargo, una pandemia es una ‘enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región’. Conviene recordar, además, que la expresión pandemia mundial no es redundante, pues el adjetivo mundial/global recalca la magnitud de extensión de la pandemia.

7) Nueva normalidad, expresión válida

Con esta locución sustantiva, como consta en el libro Crónica de la lengua española 2020, «se quiere aludir a lo que va a ser la normalidad (‘situación no extraordinaria’) a partir del momento del que se habla, que no coincide exactamente con el concepto de normalidad que se ha tenido hasta entonces». Se trata de una expresión genérica que no requiere el uso de mayúsculas, a no ser que forme parte de la denominación de un plan, un programa o un proyecto, por ejemplo.

8) Poscoronavirus y pospandemia, mejor que postcoronavirus y postpandemia 

Como todos los prefijos, pos-, mejor que post- (aunque las grafías sin la simplificación del prefijo también son válidas), debe escribirse soldado a la palabra si este afecta a un solo elemento: pospandemia, poscoronavirus. Si afecta a un acrónimo, lo adecuado es escribir pos-COVID-19 o pos-COVID, incluso poscovid-19 o poscovid, si se lexicaliza. No resultan apropiadas las formas post coronavirus, post-pandemia, post COVID-19.

9) Superbacteria y supercontagiador, no súper bacteria ni súper contagiador

El prefijo super-, al igual que otros elementos compositivos, como explica la Ortografía de la lengua española, se escribe soldado a la palabra que afecta. Lo correcto sería escribir supercontagiador y superbacteria, sin guion ni espacio intermedios.

10) Desinfectar, mejor que sanitizar

El vocablo sanitizar es un neologismo innecesario, calco del inglés (to) sanitize. En nuestro idioma, lo recomendado es emplear voces patrimoniales como sanear, higienizar, desinfectar o esterilizar.

11) Estadio avanzado, no estadío avanzado
Según el Diccionario de la lengua española, el término estadio, además del ‘recinto destinado a competiciones deportivas’, se emplea para hablar de un ‘período o fase de un proceso’. Lo adecuado es La enfermedad se encuentra en un estadio avanzado. Es incorrecta y debe evitar la grafía y la pronunciación *[estadío].

12) Dar positivo en/por, usos recomendados

Para indicar que se ha detectado una sustancia o un organismo en un control, como consta en los corpus léxicos de la Academia, la expresión asentada es «dar positivo en algo», aunque también es posible «dar positivo por (la presencia de) algo…». 

13) El test, plural los test

«Como plural de test se registra tests, pero, dada la dificultad que supone pronunciar el grupo /sts/ en español, se recomienda dejarlo sin variación: los test», explica la Nueva gramática de la lengua española.

14) El PCR, pero también la PCR

Puesto que el desarrollo de PCR es reacción en cadena de la polimerasa, del inglés polymerase chain reaction, lo más adecuado es la PCR, si se toma como núcleo reacción. Sin embargo, también es posible hablar de la (prueba) PCR y el (test) PCR, si se sobrentienden los sustantivos test y prueba, respectivamente.

15) Variantes, escritura adecuada

La vigesimotercera edición del Diccionario de la lengua española, entre las acepciones del sustantivo cepa, documenta la siguiente: ‘grupo de organismos emparentados, como las bacterias, los hongos o los virus, cuya ascendencia común es conocida’.

En cambio, variante se refiere a la ‘entidad que difiere o varía en alguna característica con respecto a la clase a la que pertenece’, como consta en el DTM, obra en la que también se explica que este término «puede aplicarse a enfermedades, seres vivos, rasgos fenotípicos o genotípicos, modalidades terapéuticas, etc.».

Por tanto, conviene no usarlas como voces sinómimas. En cualquier caso, son nombres comunes y, por tanto, deben escribirse con minúsculas: alfa, beta, ómicron…

Una primera entrega de estas recomendaciones se publicó el 2 de agosto de 2020. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.