Año 2022, resumen lingüístico

Casi al finalizar el año presentamos un resumen lingüístico sobre el comportamiento del español de los medios de comunicación de Cuba durante los últimos doces meses. Repasaremos a continuación los principales temas tratados en 2022, los cuales se centraron sobre todo en el léxico.

Terminología médica, repaso lingüístico

Durante todo el año publicamos recomendaciones relacionadas con la salud, específicamente sobre la covid, la viruela símica y el dengue. A la mayúscula volvimos durante varias semanas, ya que fue frecuente encontrar escritos de manera indebida los nombres de estas enfermedades que, al ser comunes, deben llevar minúscula inicial. Aún se observa la grafía inadecuada Covid, a pesar de que hemos insistido en que o bien se opta por COVID-19, o bien se lexicaliza como covid-19, incluso solo covid.

Por otra parte, si bien anteriormente se recomendó usar las preposiciones en y por para acompañar la construcción dar positivo, de acuerdo con los últimos criterios académicos, se aclaró que el uso de a, común en nuestro país, es válido y frecuente no solo aquí, sino también en otras regiones de América. Así pues, es apropiado decir dio positivo al coronavirus.

A diferencia de los dos últimos años, en los que la covid se robó los principales titulares de la prensa, el dengue en 2022 estuvo en el centro de atención de todos. Tanto es así que consideramos oportuno recordar cuál es la forma correcta de escribir Aedes aegypti. Como se observa, lo apropiado es que lleve resalte tipográfico y solo mayúscula inicial en el primer elemento, el cual es el designativo del género, a diferencia del segundo, que se refiere a la especie.

De igual forma, hablamos sobre la familia léxica del vocablo dengue y tejimos la biografía de esta palabra que con el sentido de enfermedad infecciosa se documentó por primera vez en 1828. Así, reflexionamos sobre denguero, denguiano y coronadengue, entre otras recogidas en el Diccionario histórico de la lengua española.

Al léxico médico también nos acercamos en estos meses y lo hicimos una vez más para recordar que las formas correctas son trasplante y poliomielitis, por ejemplo, no transplante ni poliomelitis, grafías impropias que a veces podemos leer en la prensa cubana. También dedicamos una recomendación a los nombres de los medicamentos, explicamos cuándo llevan mayúsculas y cuándo no, así como las diferencias entre Aspirin®, la marca registrada, y el sustantivo común aspirina.

La prensa y la variedad cubana del español

Sobre palabras que nos llamaron la atención en los medios cubanos dedicamos las entregas VII y VIII de El oteador de la prensa. Destacan voces como bambibús, rusofobia y escombreo. Esta última voz se empleó, sobre todo, en las noticias relacionadas con las labores de recuperación a propósito de la explosión del hotel Saratoga.

De especial interés fue el empleo del verbo siniestrar, ausente aún en el Diccionario de la lengua española, no así siniestro, usado como sustantivo para aludir a un «suceso que produce un daño o una pérdida material considerables», precisamente, a raíz del incendio de grandes proporciones ocurrido en Matanzas.

Siniestrar es un verbo correctamente formado y su empleo se documentó en la prensa como se observa en este fragmento, que reproduciremos textualmente, tomado de la nota publicada por Granma bajo el título El incendio está extinguido en la Base de Supertanqueros:

«El Primer Secretario del Partido Comunista y Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez chequeó las acciones que se desarrollan en la Zona Industrial de Matanzas, tras una semana de la descarga eléctrica que siniestró la Base de Supertanqueros».

Sobre el término supertanquero, su escritura correcta, así como de las expresiones zona industrial y base de supertanqueros, en el blog Buen Idioma dedicamos una recomendación lingüística.

Por otra parte, sobre la variedad cubana del español publicamos dos trabajos: uno sobre gacela, el nombre con el que en La Habana también se conocen los ruteros amarillos de marca GAZelle, que cubren, junto con los ómnibus y demás taxis, la transportación en la capital cubana. El otro trabajo fue sobre el acrónimo mipyme. Insistimos en la minúscula que debe llevar este nombre común y en su desarrollo recomendado: micro-, pequeña y mediana empresa, mejor con guion.

Pekín y Turquía, nombres recomendados en español

Por último, a los topónimos, dedicamos varias recomendaciones. En este resumen anual, solo conviene insistir en dos: Pekín y Turquía. El primero alude al nombre tradicional español para referirse a la capital china. Si bien Beijing es una forma válida, resulta preferible emplear Pekín. ¿O acaso usted usa Xianggang, también resultado de transcribir los caracteres chinos al alfabeto latino según el sistema pinyin? Quizás no. Es más probable que emplee Hong Kong, el nombre tradicional en español de esa región administrativa especial de China. Por tanto, lo aconsejable es que se use Pekín

El caso de Turquía fue el más polémico. Por ejemplo, el 24 de noviembre de 2022 Cubadebate, en el contexto de la visita del presidente Díaz-Canel a esa nación euroasiática, dedicó un trabajo a este tema. Lo titulo así: «Archivo CD: Turquía cambia de nombre para evitar confusión con la palabra “pavo”».

Buen Idioma en agosto de 2022 ya había hecho una alerta sobre esta cuestión y, aun así, en la prensa y, sobre todo en los programas informativos audiovisuales, se optó por la forma vernácula Türkiye. Conviene recordar que no fue un verdadero cambio de nombre. Esa grafía no es más que Turquía en turco y, por tanto, no hay razón para desechar la forma tradicional que hemos usado en español. ¿O acaso usted usa en nuestro idioma las formas Miṣr o Deutschland, formas locales para referirse a Egipto y Alemania, respectivamente?

El español en el mundo

Para finalizar, repasamos algunas de las estadísticas publicadas por el Instituto Cervantes en su informe anual El español en el mundo 2022. Según dio a conocer Luis García Moreno, director de la institución, el español es la segunda lengua materna del mundo tras el chino mandarín, con 496 millones de hablantes nativos. Además, es la cuarta lengua por número de hablantes y la tercera más usada en internet y la segunda en Facebook, Wikipedia, YouTube, Twitter y LinkedIn.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Una respuesta a “Año 2022, resumen lingüístico”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *